Chat

Ultimo Mensaje: hace 5 aos, 6 meses
  • Entidad : Desde CCOO les han dicho a sus afiliados que solo en la s grandes capitales se convocara la consolidación, es decir, dejad de preparar la oposición ya que solo en madrid, barcelona ó valencia habra consolidación.
  • Tete : Donde! Cuando! Donde las oposiciones a CORREOS sabéis algo
  • Cambiame el : Que hay de la CGT no hay un administrador
  • Cambiame el : OUTREVINCA
  • Entidad : Estamos esperando a que salgan las listas definitivas de empleo para poner en marcha el programa de control de contratos, PCC, con el cualquier afiliado tendra información sobre los contratos y sus irregularidades, todos aquellos que quieran acceder tendran que afiliarse a CGT Ourense, paso imprescindible para ver su funcionamiento.
  • Entidad : PROXIMAMENTE CGT PONDRA UN FORO EN FUNCIONAMIENTO
  • Entidad : ante la invasión de nuestro chat de personas ajenas a correos vamos a cambiar el chat por un foro. proximamente
  • Entidad : Proximamente entrara en funcionamiento un Foro para empleados de Correos de Ourense y por supuesto del resto de España, queremos ofrecer una herramienta para resolver las inquietudes y problemas que tienen los trabajadores y puedan crearse mecanismo de resolución a través de la opinión de los foreros y de CGT, que se mojará en las opiniones, además vamos a poner un programa informatico para poder controlar los contratos y los posibles errores ó irregularidades que comete RRHH al concertar
  • Entidad : Proximamente entrara en funcionamiento un Foro para empleados de Correos de Ourense y por supuesto del resto de España, queremos ofrecer una herramienta para resolver las inquietudes y problemas que tienen los trabajadores y puedan crearse mecanismo de resolución a través de la opinión de los foreros y de CGT, que se mojará en las opiniones, además vamos a poner un programa informatico para poder controlar los contratos y los posibles errores ó irregularidades que comete RRHH al concertar
  • Entidad : Proximamente entrara en funcionamiento un Foro para empleados de Correos de Ourense y por supuesto del resto de España, queremos ofrecer una herramienta para resolver las inquietudes y problemas que tienen los trabajadores y puedan crearse mecanismo de resolución a través de la opinión de los foreros y de CGT, que se mojará en las opiniones, además vamos a poner un programa informatico para poder controlar los contratos y los posibles errores ó irregularidades que comete RRHH al concertar

Solo los usuarios registrados pueden chatear

UNIPOST ALMACENA CARTAS SIN REPARTIR DESDE 2016 DE MUCHAS EMPRESAS, DEL GOBIERNO Y CARTAS DIRIGIDAS A LOS PARADOS

Atención, abrir en una nueva ventana. PDFImprimirE-mail

Articulos

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

 

 


 

 

 

 

 

Unipost timó a grandes empresas cobrándoles por el envío de cartas que nunca salieron del almacén

 



Unipost tiene grandes cantidades de cartas de importantes compañías españolas almacenadas y sin enviar en sus plataformas de Madrid y Barcelona al no disponer de liquidez para pagar el franqueo. Fuentes cercanas a la compañía, aseguran que el servicio de envío sí que ha sido facturados a los clientes a pesar de que las misivas no han llegado a sus destinatarios. Cuando llegaban las reclamaciones de los clientes, desde la cúpula de la catalana culpaban a Correos de los retrasos en los envíos.

Los problemas de financieros de Unipost, liderada por Antón Raventós, venían de lejos, sin embargo, durante el pasado año se han agravado notablemente. Tanto es así, que no tuvo más remedio que declarar concurso de acreedores el pasado 18 de julio y, por si eso fuera poco, Unipost era una de las compañías citadas en la lista de morosos de la Agencia Tributaria con una deuda de 5,4 millones de euros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una situación de sus finanzas que, si ya era frágil, Correos le dio la puntilla final al romper relaciones comerciales con la catalana de los Raventós a mediados de 2016. Unipost subcontrataba los servicios de la pública en aquellos territorios donde no tiene presencia, pero lo hacía con una serie de concesiones ventajosas que desde junio de 2016 tuvieron su punto y final ya que, según fuentes del sector, Unipost no pagaba a Correos por los servicios prestados.

Hay dos modalidades de franqueo: normal y pagado. La primera se hace mediante máquinas franqueadoras están conectadas a una cuenta bancaria y se recargan con dinero vía cable telefónico y cada impresión se descuenta del saldo. Mientras que el franqueo pagado, se franquea con un logo que pone F.P. y dicha impresión no supone dinero en el acto, sino que se paga por el franqueo posteriormente dependiendo del acuerdo al que llegue Correos con el operador postal, en este caso Unipost.

Una vez franqueadas, la firma naranja las deposita en las instalaciones de Correos para que las misivas lleguen a aquellos lugares donde la catalana no tiene presencia o no llega. De ahí que la retirada del acuerdo por parte de Correos haya sido un duro golpe.

Bien, con este escenario, según las mismas fuentes, se comenzaron a acumular grandes cantidades de envíos durante el segundo semestre de 2016 de grandes clientes como Gas Natural, Equifax, Repsol, Orange o Yoigo porque Unipost no disponía de liquidez para abonar el franqueo.

 

 

“Dichos envíos no fueron franqueados ni depositados en Correos para que fueran repartidos ya que había problemas de tesorería, aunque si fueron cobrados a los clientes”, aseguran.

Las quejas por parte de estas grandes compañías no se hicieron esperar. Sin embargo, explican, cuando había reclamaciones de que los envíos no llegaban, Unipost alegaba que “el problema era de Correos y que la estatal no repartía bien sus cartas para hacer daño a la compañía”.

A principio de 2017, la relación entre Correos y Unipost fluyó de nuevo, la estatal permitía a la catalana pagar el franqueo con posterioridad, un hecho que dio oxígeno a la naranja. Sin embargo, según fuentes cercanas a la plataforma de Unipost en Madrid, los cientos de miles de cartas acumuladas, que deberían haber sido franqueadas y depositadas en Correos para su reparto jamás salieron a sus receptores.

“Desde la dirección de la empresa, y con la colaboración y cooperación de

los máximos responsables de las plataformas de Barcelona y Madrid, se metieron en cajas de Unipost todos los envíos no franqueados del 2016”, explican a este periódico.

 

 

De todas las compañías, la más afectada, según aseguran a OKDIARIO, ha sido Yoigo que “al ser facturas de teléfono y venir en palets enteros, los han dejado tal cual llegaron a las instalaciones” de la empresa postal. Las cartas del operador móvil se dispusieron, según explican, en la parte baja de varias estanterías “para que no se vean a simple vista por si viene la visita de algún cliente”.

 

 

 

 

 

 

 

Unipost estafó también al Gobierno: cientos de parados no recibieron las cartas del Servicio Público de Empleo

 

 



Unipost almacenaba cientos de cartas con comunicaciones oficiales del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en las instalaciones de Madrid y Barcelona. La empresa postal catalana, sumergida en graves problemas económicos, impagos y en concurso de acreedores desde el pasado julio, jamás envió estas misivas gubernamentales a sus destinarios, según aseguran a OKDIARIO fuentes cercanas a la firma de los Raventós, porque no tenían liquidez para abonar el franqueo. Eso sí, las mismas fuentes afirman que el cobro del servicio sí que se facturó al cliente, en este caso el Gobierno.

Un cliente más que ha sufrido las consecuencias de las frágiles cuentas de Unipost y la dudosa gestión de la cúpula directiva, además de sus empleados y las grandes empresas españolas. Las misivas fechadas hace un año con comunicaciones oficiales a los ciudadanos en materia de empleo y prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), un organismo de la Administración General de Estado, nunca fueron enviadas a sus destinatarios.

 

 

 

.

El SEPE tiene la misión principal de gestionar el empleo, gestionar las subvenciones de empleo a las empresas, las prestaciones por desempleo y el registro público de contratos, entre otras responsabilidades. Bien, las cartas de este organismo con fecha de 2016 están almacenadas en palets en las plataformas de la compañía catalana entre Madrid y Barcelona. Es decir, cientos de ciudadanos españoles no han recibido las cartas del Gobierno en materia de empleo.

 

 

Como ya desveló OKDIARIO, el SEPE no es el único cliente que ha sido engañada por la firma postal de los Raventós, también fuertes empresas como Repsol, Gas Natural, Orange, Equifax y Yoigo. Es más, a tenor de las imágenes, la compañía de telefonía ‘low cost’ ha sido una de las más afectadas, sus cartas fueron “escondidas en la parte baja de varias estanterías para que no se vean a simple vista si vienen clientes”.

Según explican a este periódico, habría acumuladas y sin enviar en las instalaciones de Unipost alrededor de “12 millones de cartas repartidas al 50% entre Madrid y Barcelona”. El precio de cada una de estas misivas, con tarifas de 2017, es de 45 céntimos por lo que el resultado es de 5,4 millones de euros.

Curiosamente, la misma cifra que Unipost adeuda con la Agencia Tributaria, tal como desveló la lista de morosos el pasado mes de junio, antes de acogerse al concurso de acreedores el 18 de julio.

Fuentes cercanas a Unipost aseguran que desde la dirección de la compañía “con la colaboración y cooperación de los máximos responsables de las plataformas de Madrid y Barcelona”, las cartas no entregadas ni franqueadas “fueron metidas en cajas de Unipost” para ocultar su existencia.

 

A pesar de que las cartas no salían a sus destinos por falta de liquidez para abonar el franqueo, estas mismas fuentes aseguran que el servicio sí que se facturaba a los clientes. Cuando las reclamaciones comenzaron a llegar a la postal, Unipost alegaba que “la culpa era de Correos” porque la estatal “no repartía sus cartas para hacer daño a la compañía”.

La acusación hacia Correos no es nueva, de hecho, la empresa regentada por Antón Raventós interpuso una denuncia ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) porque la sociedad pública le retiró los privilegios de pago que tenía porque “no pagaba los servicios de envío de la estatal”, según pudo confirmar OKDIARIO.

Unipost subcontrataba los servicios de Correos en aquellos territorios donde no tenía presencia, sin embargo, el abono del servicio se hacía a posteriori, una situación que acabó cuando la catalana comenzó a no abonar sus facturas a la compañía pública.